PICTORIALISMO ¿DEFENSA O TRAICIÓN A LA FOTOGRAFÍA?

PICTORIALISMO ¿DEFENSA O TRAICIÓN A LA FOTOGRAFÍA?

Jennifer Wiedemann

Peter Henry Emerson uno de los precursores del pictorialismo, exponiendo a la fotografía como “arte pictorialista” ante la camera club de Londres, y lanzando un libro en 1889 llamado Naturalistic Photography, donde impulsa la idea que la fotografía correspondía a la visión real y superaba las formas artísticas conocidas.

La Exposición de Viena de 1891 oficializó el nacimiento de esta disciplina artística, que modificada la forma de producción de la imagen y el tema tratado, ya que hasta el momento la fotografía era el de retratos ya que se alababa las cualidades técnicas de la cámara como su instantaneidad y precisión.

El pictorialismo generó una polémica que se trae hasta su actualidad, palabras a favor y en contra de un movimiento cuyo objetivo planteado por ellos es el de situar a la fotografía entre las bellas artes, lugar que no había logrado y se le ha rechazado desde sus inicios. Según el 1 “Diccionario Histórico de la Fotografía” su autora Paloma Castellanos describe uno de sus impulsos que derivaron al pictorialismo por su entorno social citando “El movimiento Pictorialista no se puede separar de los intereses financieros y sociales. Para integrarse en ese tipo de intereses debe entrar en el mercado del arte, que fue promovido por la nueva clase dirigente, la burguesía en asención”. Dándose este movimiento en un entorno revolucionario , de cambios en la historia, donde se establece un nuevo régimen de gobierno que busca la igualdad y la libertad floreciendo el romanticismo que marca su presencia en el pictorialismo donde autores como Robert Demachy logró “Entre Bastidores” fotografiando bailarinas de ballet, imitando grandes pinturas.

La contradicción que se crea en el imaginario social es el de pensar en el pictorialismo como primer movimiento fotográfico artístico y por otro lado se llego a concebir como la no fotografía a que subestimaba su propio estilo para ponerse al servicio de las artes plásticas. La estética pictorialista evitaba lo real y modificaba la imagen fotográfica haciéndose semejante a una pintura, lo que por un lado logro el inicio de una amistad con las bellas artes, siendo una brecha que se abrió con las instituciones artísticas pero había fotógrafos que rechazaban su comercialización.

En este mismo momento se inició otra discusión con respecto a la originalidad de la fotografía, y la posibilidad de edición, o de alterar un negativo. Proceso que se incluyó en muchos de este tipo de obras. Robert Demachy en su escrito “Copia directa y la copia modificada” critica a los llamados ‘fotógrafos puros’ anunciando “no puede haber arte sin la intervención del artista” defendiendo así el riesgo corrido por los fotógrafos al retocar sus negativos.

El pictorialismo tuvo fin, o desenlace, luego de la primera guerra mundial donde el arte ya no podía enfocarse en ver la belleza de las cosas, sino mas bien, se enfocó en mostrar la realidad, desembarcando un nuevo estilo fotográfico: El Realismo; dando salida al pictorialismo a mediados del 1920 en la espera de un nuevo surgimiento alrededor de la década de 1970 dejando plasmada su estética hasta la actualidad como salida para muchos fotógrafos.

En mi entender reconozco al pictorialismo no como una mera imitación de obras de arte, sino como el desafío aceptado de crear cuadros como pretendían las instituciones artísticas que criticaban continuamente a la fotografía basándose en la intervención de una maquina. Como destaca Beaumont Newhall en su libro “Historia de la Fotografía” donde defiende la acción pictorialista citando “(…) Estos y muchos fotógrafos se mantuvieron en la creencia sobre las posibilidades estéticas del medio expresivo, y así se convirtió en un tema candente el deseo de conseguir para la fotografía su reconocimiento como arte”.

Bibliografía:

  • 1 Paloma Castellanos. DICCIONARIO HISTORICO DE LA FOTOGRAFÍA. Ediciones Akal, Año 1999, pág. 177
  • 2 COPIA DIRECTA Y COPIA MODIFICADA, Robert Demachy, Año 1907
  • 3 Beaumont Newhall (1937) HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA. Editorial G. Gili. 2002. Barcelona. Pág. 145.
Anuncios

Unete a la conversación. Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s