Fotografía mortuoria

Retrato de una niña pequeña

Fotografía mortuoria

Perarnau Yáñez, Antonieta
 
 

La fotografía post mortem tiene su origen en Francia durante el periodo romanticista, en la primera mitad del siglo XIX. Surge casi inmediatamente después del lanzamiento del daguerrotipo. En una sociedad donde el individualismo es cada vez más potente, donde recién se tiene un acceso menos limitado a los espejos y hombres y mujeres están auto descubriendo su imagen, aparece el retrato. Y con él, la fotografía mortuoria. Si unimos las limitaciones técnicas de la época al precio del procedimiento, entendemos por qué el ser fotografiado se reserva para momentos extraordinarios. Por “fotografía post-mortem” en general, se entiende toda aquella realizada tras el fallecimiento de un individuo, por lo que es un campo que engloba imágenes tanto forenses como de documentación periodística. Pero la rama de este tipo de fotografía al que me refiero es particularmente a las tomadas como recordatorio familiar, para su utilización privada.

 

Según los autores de Historia de la vida privada, el retrato genero que “la posesión simbólica del otro tiende a canalizar los flujos sentimentales, valora la referencia orgánica y modifica las condiciones psicológicas de la ausencia.” Es así que la fotografía mortuoria tiene como finalidad atenuar la angustia de la pérdida del ser querido de forma directa y realista. El álbum familiar tenía ya el fin de “anclar en el recuerdo la solidaridad del grupo fraternal” y “exalta también la función maternal”. Pero con la alta tasa de mortalidad infantil de la época, era muy común colocar al niño en brazos de la madre o junto a sus hermanos. Por el contrario a la visión de este tipo de fotografía que se mantiene hoy en día, aparecer en la foto junto al difunto era un gran honor. Los familiares y allegados al difunto no se mostraban tristes, y hasta era normal sonreír. El registro de su imagen les permitía conservar el último recuerdo material de su aspecto. Además, debido a los largos tiempos de exposición de los primeros años, los difuntos resultaban los blancos perfectos para los daguerrotipistas. Con el avance de la fotografía, también crecía el número de imágenes post mortem. Para 1860, casi todos los miembros de la sociedad podían permitirse el pago de un retrato, lo que popularizo en gran medida su difusión. Aun así, seguían reservándose para ocasiones especiales, sobre todo fotografiar a los difuntos, que seguía manteniendo un precio elevado. Este era justificado por el desplazamiento del fotógrafo hasta el lugar donde se encontrara el difunto, la rapidez con la que debía realizar el trabajo (cuanto antes mejor, para evitar los dejos evidentes de la muerte), y el proceso de producción que incluía la preparación del difunto. Pero lo cierto es que hubo un momento en el cual este tipo de fotografía se popularizo a tal punto, que era prácticamente un requisito social obligatorio, lo que genero que muchos fotógrafos se especializaran en gran medida o incluso se dedicaran exclusivamente a ellas.

Según lo requerido, existían básicamente tres tipos de fotografía post mortem. Algunos preferían crear una escena donde pareciera que la persona estaba descansando, lo que creaba una imagen más natural que simbolizaba el “eterno descanso”. También fue muy común disponer de los cadáveres pretendiendo que estaban realizando algún acto cotidiano. Este proceso hizo que los fotógrafos dedicados a este campo se convirtieran en expertos del maquillaje, ya que suavizar los rasgos de la muerte no era trabajo sencillo. Pero también había casos en los que no se intentaba ocultar la muerte y se mostraba al individuo en el cajón, a veces ornamentado con flores. Las imágenes solían tener un retoque posterior, sobre todo en los ojos. En general, las fotografías podían tomarse en picado o contrapicado, pero era muy común disponer de una maquina a la altura del rostro del fallecido. La cara era enfatizada en gran medida y en muchos casos se suprimía cualquier tipo de ornamentación, lo que lleva a una confrontación directa y cruda con la persona muerta cuando se observa el retrato. Más allá de los intentos por ocultar la muerte, las imágenes resultan muy artificiales, pero no mucho más que las de personas vivas. Las poses eran siempre muy tensas debido a los largos tiempos de exposición. De todas formas fue más común intentar que ofrecieran el aspecto de estar dormidos. El inicio de la fotografía post mortem coincide con el descubrimiento de la anestesia como tal, y los conceptos clásicos del sueño eterno/muerte se grabaron más aun en los esquemas sociales de la época. Pero a medida que este tipo de fotografía se popularizo más y mas, también paso a ser cada vez menos variada. Las imágenes comenzaron a reflejar los momentos previos a su depósito en el ataúd, durante los velatorios o funerales y el proceso se convirtió en algo bastante rutinario hasta los años 30 del siglo XX. Esto también trajo composiciones más bellas, un mejor tratamiento final y de las condiciones lumínicas. Las fotos se fueron volviendo más documentales hasta que, con la popularización de las cámaras fotográficas modernas, la gente comenzó a fotografiar a sus seres queridos en vida, lo que resulto más agradable.

Mas allá del rechazo actual hacia este tipo de fotografía, el género se sigue practicando en ciertas ocasiones, cuando el personaje fallecido resulta muy importante o famoso y es muy bien recibido, como es el caso de la imagen del cadáver de papa Juan Pablo II.

Bibliografía:

  • -Historia de la vida privada. G. Duby y Philippe Aires. Ed. Tauros. Bs.As. 1990
  • -Http://101room.wordpress.com/2006/03/21/introducción-a-la-fotografia-post-mortem/
  • -información sugerida para realizar la guía de estudio 1.
Anuncios

Unete a la conversación. Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s