FOTOGRAFIA. En busca de la sencillez.

FOTOGRAFIA En busca de la sencillez

Andrea González González

Desde la antigüedad el hombre ha tenido la necesidad de registrar una imagen de sí mismo. Dicha tarea fue llevada a cabo por un gran número de artistas, pintores que plasmaron la imagen de la clase alta, reyes, grandes en la historia.

Sin embargo, no todos estaban en la posibilidad de adquirir un retrato. La clase social “baja” no tenía los recursos necesarios para pagar el trabajo de un artista.

Esto cambio drásticamente con el tiempo. Tan es así que actualmente las imágenes de nosotros mismos son en grandes cantidades guardadas, en un ordenador, incluso algunas de ellas ni siquiera las hemos visto. Pero ¿Cómo paso esto?

Para 1786 las personas no requerían de estudiar años de pintura pues Guilles –Luis Chrétien había inventado el fisionotrazo. Aparato que permitía registrar la silueta de las personas y con el que cualquiera podía convertirse en dibujante. Lo cual facilito para las personas tener un registro de sí mismos.

Pero no todos tenían la habilidad de dibujar, como es el caso de Joseph-Nicéphore Niepce quien en 1815 tenía la necesidad de registrar ciertas imágenes y quien en la falta de habilidad artística tuvo la idea de hacer los dibujos mediante la luz. Niepce trabajo con una especie de asfalto denominado betún de Judea el cual era sensible a la luz, y una cámara obscura. Encontró varios resultados sin embargo fue necesaria su sociedad con el pintor Louis- Jacques Mandé Daguerre para que en 1837 existiera una “fotografía” muy bien lograda.

Niepce muere y Daguerre se queda con el invento, mismo que presentó a un hombre llamado François Arago. Este invento conocido como el daguerrotipo fue presentado en la Academia de Ciencias donde se dio a conocer de manera abierta al público en general, con la intención de avanzar en la invención. Con esto se dio a conocer otros inventores de procedimientos similares, como Talbot en Inglaterra y Hércules Florence en Brasil.

La gente fascinada con los daguerrotipos comenzó a “fotografiar” cuanto podía, sin embargo era un trabajo pesado y que implicaba muchas horas de preparación previa como es el caso de la invención del “colodión húmedo” de Gustave Le Gray.

Fue hasta 1873 cuando Richard Kennett con una gelatina creada previamente por Maddox, hizo un avance, mismo que le permitió a Charles Harper Benett en 1878 enriquecer el invento, pues descubrió que la emulsión trabajada a cierta temperatura se hacía notablemente sensible a la luz y en fracción de segundos, a diferencia de los materiales anteriormente mencionados.

Avances y avances fueron llevados a cabo, no solo en estas placas de gelatina seca sino también en el papel para ampliar las imágenes, en el equipo técnico, se invento el obturador por la necesidad de tiempos cortos de exposición, se hicieron cámaras pequeñas. Aquí es donde entra uno de los temas más importantes para entender el alcance que tiene actualmente la fotografía a todo el público en general y uno de los grandes aficionados que ayudo a todo esto fue George Eastman, quien como aficionado cuando las cámaras eran grandes y estorbosas y donde los procedimientos eran incómodos y elaborados decidió simplificar la técnica y cito “Al principio, quería simplificar la fotografía para su propio placer, pero pronto empezó a ver posibilidades de fabricar placas secas para el mercado” (1). En 1880 Eastman adquirió el tercer piso de un edificio en la calle State de Rochester y empezó a fabricar dichas placas para la venta. Grande fue su esfuerzo para proporcionar sencillez a la fotografía y cito “1886 – George Eastman fue uno de los primeros industriales norteamericanos que contrató los servicios de un químico para que dedicara todo su tiempo a la investigación científica y le ayudara en el perfeccionamiento de un soporte de película transparente y flexible” (2). En el libro de “La fotografía como documento social” de Gisèle Freund hay un capitulo llamado “Los aficionados” y comienza hablando de los mismos y es importante mencionar que en el segundo renglón esta el nombre de Eastman pero no como aficionado y cito “Pero solo a partir de 1888, fecha en que George Eastman lanzaba la primera Kodak, cobra verdadero impulso la fotografía de aficionado” (3).

Un gran salto para la fotografía fueron todos estos descubrimientos que surgieron, como mencione al principio, de una necesidad de registro por parte del hombre y que generaron no solo pasiones sino también discusiones entre ciencia, tecnología y arte. Expresiones que durante mucho tiempo fueron temas de debate por artistas, pintores que incluso también hicieron “click”, como es el caso de Henry Peach Robinson en 1852 famoso por “Fading Away”. O mejor aun por fotógrafos que se intentaron introducir al arte por medio del movimiento pictorialista como Stieglitz, su máximo representante.

Y al final, actualmente muchas cámaras siguen siendo parte de la frase publicitaria de Kodak “usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto”.

 

Bibliografía:

Anuncios

Unete a la conversación. Deja tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s